miércoles, 18 de julio de 2018

HNA.MERCEDES ARBESU- ASTURIANA




Publicado en ECCLESIA DIGITAL
IX Capitulo General de las Misioneras de María Mediadora
IGLESIA EN ESPAÑA  NACIONAL

IX Capitulo General de las Misioneras de María Mediadora


IX Capitulo General de las Misioneras de María Mediadora
  Con el lema “Impulsadas por el Espíritu, recrear el Carisma”, las Misioneras de María Mediadora han celebrado, en Piedralaves (Ávila), su IX Capítulo General. Las Hermanas Capitulares han evaluado el sexenio 2012 – 2018 y marcado pautas para el próximo sexenio donde se profundizará en la espiritualidad y la cultura propia de la Congregación. También se ha elegido al equipo de Hermanas que animarán a la Congregación en estos próximos años.
La Hermana Mercedes Arbesú Suárez, asturiana y hasta ahora Regional en Malawi, será la IV Superiora General de la Congregación. Estará acompañada por las Hermanas Penamma Joseph, de la Provincia de la India, como Vicaria; Adela Miranda, española, consejera y ecónoma; Luz Amparo Rico, colombiana, consejera y secretaria y Theres Thomas, de la Provincia de India, como consejera.
Madrid, 17 de julio de 2018 (IVICON).-

viernes, 29 de junio de 2018

La Iglesia nació para la Evangelización


OMPRESS-MADRID (27-06-18) 
“Un misionero tiene mucho que agradecer a las Obras Misionales Pontificias”
Obras Misionales Pontificias presentaba ayer la Memoria de Actividades 2017. Gracias a lo recaudado ese año, las Obras Misionales pusieron a disposición del Santo Padre en 2018, 16 millones y medio de euros para enviar a las misiones. La ayuda económica es fruto de un enorme trabajo de animación misionera que se lleva a cabo a lo largo del año en todas las diócesis españolas, y que suscita la participación de unas 250.000 personas.
En la presentación de la Memoria, el subdirector de las Obras Misionales Pontificias, José Mª Calderón destacó que la colaboración económica sigue siendo fundamental para “mantener a la Iglesia en los territorios de misión”, que no son autosuficientes, y “necesitan nuestra ayuda”. Sin embargo, subrayó que “nuestra misión no es ser el monedero de los territorios de misión”, porque “la Iglesia nació para la Evangelización y si deja de tener ese sentido, se muere”. De esta manera, el subdirector de la institución subrayaba también el enorme y callado trabajo de animación misionera que se realiza en las diócesis españolas para mantener vivo el espíritu misionero a lo largo de todo el año.
“No sabría cómo dar las gracias por todo lo que me habéis ayudado”, decía Joan Soler, misionero del IEME en Togo, que fue el invitado especial a la presentación de la Memoria. En los 9 años que ha vivido como misionero en Togo se ha sentido muy acompañado por las Obras Misionales, especialmente “en los momentos difíciles”. Además, gracias a la ayuda económica recibida, pudo, entre otras cosas, construir en la misión una escuela para 400 niños y dar becas de estudio a muchos de ellos. “Un misionero tiene mucho que agradecer a las OMP”, concluía.

Josefa Ledo, secretaria de la Delegación Diocesana de Misiones de Ourense, habló en representación de las 69 diócesis españolas y sus delegaciones de misiones. Josefa destacó que “la Delegación no es una oficina recaudatoria ni para hacer campañas, sino un centro de vida apasionante al servicio de la Iglesia diocesana y universal”. En cualquier momento hay que cambiar el plan de trabajo diario, porque “puede entrar un misionero, la familia de un misionero, un joven que se quiere ir a la misión o un sacerdote que quiere dejar su herencia a las misiones”. Y lo primero para esta trabajadora, que lleva 42 años en la delegación orensana, es atenderlos. Uno de los aspectos más importantes de su trabajo es el “acompañamiento” y el cuidado de los misioneros, cuyas cartas guarda como “sacramentos de vida”.

lunes, 18 de junio de 2018

FIN DE CURSO





Convivencia fin de curso en Noreña  de los grupos de misiones de Pola de Siero, Gijon, Blimea y Oviedo.
A las 12,00 h. tuvo lugar una misa en la capilla del Ecce Homo, donde se recordó a misioneros, familiares y amigos fallecidos u enfermos.
A continuación reunión para valorar el curso  y programar el siguiente. Finalizamos con una comida pincheo muy distendida.




jueves, 17 de mayo de 2018

Mi experiencia en Malawi



Me llamo Esther Fernández, tengo 25 años y hace unos meses tome la decisión de irme de voluntariado a África.
Pedro Tardón, párroco de Noreña y pueblo en el que yo vivo, es el delegado de misiones de Asturias
y desde el primer momento en el que le comenté mi idea, me ayudo a buscar la opción más conveniente.
Los meses previos a irme estuve preparándome para lo que sería mi labor, y el 30 de marzo puse rumbo a Madrid para comenzar mi voluntariado. Finalmente, el destino fue Malawi.
Malawi es un país sin salida al mar ubicado en el sureste de África. Limita con Zambia al noroeste, con Tanzania al noreste y con Mozambique al este, sur y oeste. El país está separado de Tanzania y Mozambique por el lago Malaui, uno de los lagos con mayor superficie del continente africano.
 Se encuentra entre los países menos desarrollados y más densamente poblados del continente. La economía está basada en la agricultura, sobre todo de subsistencia, con una población altamente rural.
Tiene dos idiomas oficiales el inglés y el chichewa. Es fácil comunicarse en inglés con la gente adulta, pero esto cambia cuando se trata de ancianos y de niños pequeños, los cuales solo saben hablar chichewa.
La capital del país es Lilongüe y el lugar en donde realice mi voluntariado fue en Chezi. Allí se encuentra una de las misiones de las Misioneras de María Mediadora, en donde las hermanas me acogieron con los brazos abiertos.
Conocí esta congregación gracias a que durante muchos años han colaborado con la delegación de misiones en Asturias. Me puse en contacto con la hermana Mercedes Arbesú (Asturiana) y ella me facilito el poder hablar con las hermanas de la misión en Chezi.
La congregación María Mediadora tiene 3 misiones allí en Malawi. El internado de niñas Amay María, en el cual las hermanas proporcionan alojamiento y apoyo para aquellas niñas que, provenientes del orfanato de Chezi y otras zonas rurales, no tienen donde alojarse para asistir a los colegios de secundaria de la zona. También tienen una biblioteca abierta al público, en donde se imparten cursos de informática, y un programa de formación para las nuevas vocaciones de la orden.


En Mlale, tienen otra misión y es donde se encuentra el hospital. Tuve la suerte de conocer todas las misiones y me encanto conocer este hospital ya que acabo de terminar la carrera de medicina. Está claro que no es un hospital con los medios y las facilidades que tenemos aquí, pero está muy bien y se ha convertido en el hospital de referencia de la zona y sobre todo especialista en prevención de infecciones. Allí en Malawi una de las enfermedades con las que día a día tienen que lidiar es el sida. Seguida en frecuencia por la malaria.


Por último está el centro St.Mary’s Rehabilitation centre en Chezi. Este centro atiende aproximadamente a más de 700 niños huérfanos de los cuales 124 viven en el centro y el resto, en los poblados cercanos. La misión cuenta además con un dispensario en el que se atienden a numerosos enfermos de la zona, y gestiona un programa específico para niños malnutridos y un programa de apoyo alimentario a los ancianos de la zona.
Los niños del orfanato y de los alrededores acuden al colegio de St. Mathias, el cual cuenta con grandes aulas con capacidad para unos 100 o más niños y también de una biblioteca construida a petición de las misioneras y financiada y fundada por la fundación Javier Oriol Miranda, la cual es una de las principales ayudas que recibe la misión. La biblioteca abre de dos a cuatro de la tarde y atiende tanto a los alumnos del colegio, como a estudiantes de secundaria de la zona en cuyos colegios no hay bibliotecas, y a profesores del colegio que desean profundizar en alguna materia o simplemente tener acceso a libros de lectura.
De los 124 niños que viven en la misión, 23 tienen edades comprendidas entre los 2 y 6 años y estos niños acuden a la guardería, en la cual se desarrolló mi labor ayudando a Grace, la profesora de infantil.

Las clases comienzan a las siete y media y acaban a las doce, con una hora de descanso en medio de nueve a diez para que los niños desayunen. De doce a dos era la hora de comer, y de dos a cuatro y media se desarrollaban las clases de por la tarde.
Durante la mañana los niños realizaban actividades destinadas a ampliar sus conocimientos en inglés, ya que en la misión desde pequeños se les introduce en el idioma. Por la tarde se realizaban juegos didácticos y actividades al aire libre ya que la misión cuenta con un parque y una cancha de futbol que los niños disfrutan siempre que pueden.


Las clases son de lunes a sábado, los domingos se descansa, aún así aprovechábamos para dar uso a uno de los pabellones que tenía la misión en los cuales podíamos ponerles películas, jugara juegos, etc.

Durante mi estancia en Chezi también ha tenido un papel importante la religión. Los domingos por la mañana acudíamos a misa y pude ser testigo de la forma en que celebran la eucaristía, con sus bailes, sus canticos… algo inolvidable.



Para terminar, quería agradecer a las hermanas de María Mediadora porque me han tratado como si fuera una más de su familia, me han hecho sentir parte de la misión y siempre estaban dispuestas a ayudar en lo que hiciera falta. También quería dar las gracias a Don Pedro Tardón por animarme a realizar este viaje del que no me olvidaré nunca y a Carlota, la otra voluntaria con la que coincidí allí porque sin ella no hubiese sido lo mismo.

El balance de esta experiencia es totalmente positivo. He conocido otro país, su cultura, su gente. Está claro que muchas cosas son difíciles de asimilar, es muy duro ver la pobreza extrema que hay en este país, la desnutrición, las enfermedades, la dificultad para acceder a la educación secundaria, la desigualdad entre hombres y mujeres… pero gracias a la labor de misioneras como las hermanas María Mediadora poco a poco estas cosas van mejorando.
He de reconocer que se me pasó demasiado rápido y me quede con ganas de más. Pero aún así ha sido suficiente para saber que quiero repetir esta experiencia en un futuro, pero a poder ser ayudando como médico.
Un saludo,
Esther

miércoles, 18 de abril de 2018