jueves, 14 de febrero de 2019

miércoles, 13 de febrero de 2019

ASUN DE VOLUNTARIADO EN GUATEMALA





Esta es la experiencia de una voluntaria del grupo de Misiones de Pola de Siero. Asun, descubrió que en su jubilación podía echar una mano en tierras de misiones y suele irse a Guatemala una vez al año ,hecha una mano allí donde la llaman. Hoy nos cuenta su experiencia de este último viaje



Por fin me decidí y fui  a conocer la realidad más triste y dura que pueda uno imaginar. Fui al Basurero en la zona tres en Guatemala. 
Aquella gente trabaja recogiendo de la basura, todo, si casi todo. Plásticos, botellas, juguetes, ropa... si tienen suerte , comida.
El dia que fui con la hermana Maruca era un día precioso, el cielo azul   más bien fresquito y sin casi aire, que trajese más olores de los que ya había. 
Solo imaginarme todo ese enorme barrio un día de la temporada de lluvias que dura seis meses, se me ponían los pelos de punta. 
El Barrio de calles estrechas, con casas de hojalata es completo. Tiene una plaza céntrica pequeña, donde juegan muchos niños. Tiene ventas (tiendas)   Aquí en Guatemala muy pocos ,me decía el padre Toño Noval, alcanzan el escaso salario mínimo, teniendo que ingeniárselas para poder llevar unos frijolitos al plato de sus hijos. 
La reunión fue en casa de una familia todas trabajan recogiendo basura. Lavándola y vendiéndola. 
Yo pregunté y pregunté. Me dolía el corazón por ellas
La señora mayor, no pregunté los años porque se fijó que es bastante más joven que yo.Trabajó siempre ahí. Baja el día que su salud le deja,  al Basurero que está al lado y con mucha suerte saca unos 20 quesales, no llega a los tres euros .
Todas anhelan que sus hijos estudien, hasta hay un localito con algún ordenador , donde van los hijos cuando pueden pagarlo a hacer trabajos que mandan del colegio.
Mucho mérito tienen las hermanas que ponen allí alguna escuela y las maestras. No os imagináis los olores. Claro que como diréis algunos “A todo se acostumbra uno”.




lunes, 11 de febrero de 2019

Los profesores y alumnos de religión de León solidarios con Benín



OMPRESS-LEÓN (7-02-19) Los profesores de Religión católica de las escuelas públicas de la diócesis de León han organizado un proyecto solidario que se ha desarrollado durante el primer trimestre de este curso escolar (2018-2019). Se trata de una iniciativa que coordinan la delegación diocesana de enseñanza de la diócesis leonesa y los mismos profesores con el objetivo de concienciar a los alumnos en la dignidad de la persona, en los derechos fundamentales para todos y en el aprender a compartir.
El destino de este año de toda esta labor de concienciación y solidaridad ha sido la misión diocesana del arzobispado de Oviedo en Benín. Se trata de la única misión diocesana de la provincia eclesiástica, en la que se integran, además de Oviedo, las diócesis de Astorga, León y Santander.
Casi cuarenta colegios e institutos han recaudado fondos a través de múltiples actividades solidarias: bocadillo, parchís, tómbolas, mercadillos, marca páginas, adornos navideños, postales... Con lo recogido en los centros educativos y los donativos personales de los profesores de Religión Católica se ha conseguido nada menos que 9.270 euros.
La presencia de los misioneros diocesanos de Oviedo en Benín comenzó hace más de treinta años. Allí se ha llevado a cabo una intensa labor pastoral, social y educativa. Se han levantado nuevas iglesias y capillas, pero también se ha trabajado, junto con las dos comunidades de religiosas y de frailes asentados en la zona. Se ha colaborado también con la labor de los catequistas locales, en la promoción de la mujer, en la educación –creando nuevas escuelas y sosteniendo el internado que acoge a unos 60 jóvenes– y en el ámbito de la sanidad, construyendo dispensarios y pozos. En los últimos años los diáconos asturianos recién ordenados acuden una temporada para conocer la misión y compartir su fe con sus hermanos de África. Todo esto se ha desarrollado en la misión de Bembereké, un territorio de unos 20.000 habitantes. Hace tan sólo unos meses, la misión se ha trasladado a 25 km al norte del país, en una zona llamada Gamia, a petición del obispo local, el obispo de la diócesis de N’Dali, Mons. Martin Adjou Moumouni. Actualmente, permanecen allí los sacerdotes asturianos Antonio Herrero y César Borbolla.

miércoles, 6 de febrero de 2019

martes, 5 de febrero de 2019